Estudios africanos

Las Candaces la dinastía matriarcal que gobernó Kush (Napata, Kerma, Meroe)

Durante mil años, desde el 750 a.C. 340 d.C. AD, el “imperio kushita” se formó en la cuenca Nilo, en el sur de Egipto. Desde el siglo III a. c., Kush es gobernada gradualmente por reinas: las Candaces. El advenimiento de las Candaces fue la culminación, entre otros factores, del carácter teocrático del estado basado el en el culto de Amon. Durante mucho tiempo, las mujeres fueron los sacerdotes del clero de AMON. El carácter federativo e itinerante del Estado favoreció el injerto de rasgos culturales locales, incluido el peso político de reinas y princesas. Este hecho era antiguo en Nubia-Sudán como lo demuestra el arte rupestre neolítico. Sudán (Nubia) sería un semillero de cultura, de sociedades matriarcales a partir de comunidades aldeanas, marco de las primeras domesticaciones de animales y plantas.

Ascensión al trono de las Candaces.

Es del segundo milenio A.C que los textos faraónicos empiezan a mencionar el topónimo Kush. El termino servía para designar una entidad sociopolítica de la Alta Nubia cuya constitución se produjo entre los años 2200 y 2000 A.C. cuando Kush se convirtió en una provincia colonial del Nuevo Reino egipcio.

Mientras tanto, desde 1785 hasta 1580 a. J. C. (período correspondiente a la crisis egipcia conocida como Segundo Período Intermedio), Kush se había expandido, había integrado a los demás estados de Nubia y amenazaba al Alto Egipto. En ese momento, muchos escribas egipcios estaban al servicio del gobernante de Kush. Durante el Tercer Período Intermedio (1085 – 750 A.C), Kush recuperó su independencia. Entonces se constituyó un “imperio kushita” en la cuenca del Nilo medio que duraría unos mil años. Este período está dividido por la Historiografía en dos eras. La de Napata que duró del 750 al 591 A.C y la de Meroe que duró desde el 591 A.C. hasta al 340 d.C.

El período meroítico es de capital importancia por las diversas innovaciones. De los años 315 – 295 A.C. se acentúa la ruptura (nunca consumada) con el modelo egipcio. Los rasgos locales (nubio-sudaneses) afirman su preponderancia a nivel político-religioso en particular. Es en este contexto que tuvo lugar la ascensión al trono de las Candaces.

Las Candaces eran reinas que ejercían efectivamente el poder político supremo. La eficacia de su estatus y funciones imperiales se refleja en los títulos reales que ostentan y que están tomados del protocolo faraónico. Estos son Sa-Re, Neb-tawy y n-swt-bit. Se traduce por el gesto de “masacrar a los enemigos” que desde NARMER expresa el triunfo del soberano reinante (Imagen).

El ascenso de las reinas comenzó en el siglo III A.C cuando la llanura de Butana se había convertido en el centro neurálgico de Kush y la metalurgia del hierro estaba en su apogeo. De hecho, bajo NASTASEN (-336 a -315), Meroe le robó a Napata las últimas funciones importantes que le quedaban. Era el lugar de coronación y entierro de los soberanos.

Ya alrededor del 591 A.C., tras la expedición de PSAMMETIQUE II contra Kush, la capital había salido de Napata rumbo a Meroe, en el corazón del Sudán nilótico. A este hecho se sumó la acentuación del empeoramiento de las condiciones climáticas; lo relacionado con el Norte de Kush (Nubia) tiene funciones secundarias. Desde el siglo III A.C. Egipto estaba gobernado por una monarquía griega (los Lagides) que estaba más involucrada en el Mediterráneo. Kush se estaba volviendo cada vez más “sudanés”. Fue entonces cuando varios factores jugaron a favor de la ascensión al trono de las Candaces. Proponemos aquí analizar algunos de estos factores.

La naturaleza teocrática del estado basada en el culto de Amon

El estado Kushita reestructurado por ALARA, KASHTA, PEYE, etc.… era una teocracia basada en el culto de Amon. Esto significa que estos soberanos habían sido infiltrados ​​por el clero de AMON en el templo de Gebel Barkal en Napata. Y apenas terminada la reestructuración de Kush, los kushitas deciden conquistar Egipto.

Este iniciativa está legitimado como une decisión del dios AMON, misión sagrada porque se trataba de expulsar a los amos libios de Egipto desde el 950 A.C., en el Egipto Medio y Bajo en particular. A las tropas kushitas que parten hacia Tebas, PEYE da las siguientes órdenes y recomendaciones:

1. “Sabes que Amón es el dios que nos manda”.

2. “Cuando llegues al interior de Tebas, frente a Karnak, entrarás”.

3. “en agua pura. No dejes que el líder se jacte como un poderoso”.

4. “No hay poderoso excepto tui [Amon]”.

En la segunda estela de PEYE se confirma el carácter teocrático del Estado, remarcando allí “AMON de Napata me hizo soberano de todos los pueblosAmon de Tebas me consagró faraón de Egipto…”. En su estela de granito erigida en Kawa, ANLAMANI (-623 a – 593) pide a AMON que cuide a su madre, que había acompañado al soberano a asistir a las ceremonias de coronación. Repitió el gesto de ABAR con motivo de la entronización de TAHARQA. Después del reinado de NASTASEN, a pesar de la afirmación de los valores sudaneses, los soberanos prefieren los nombres teofóricos formados sobre el de AMON. Este carácter basado en el culto de Amon del estado kushita fue sin duda un factor favorable para lugar la ascensión al trono de las Candaces. Esto se debe a que el clero de Amon era el único que tenía mujeres: eran las Divinas Adoratrices en Tebas, las Tocadoras de Sistro en Kush (Napata, Kawa, Tabo/Pnoubs y Saoam).

El carácter federativo de Kush

Al principio de la historia, el estado de Nubia adquirió un carácter federal. Este rasgo perduró durante todo el período kushita (Napatan y Meritico). Mientras que los faraones egipcios usaban un uraeus, los kushitas lucían dos uraeius. No fue sólo la expresión de la unión de las coronas de Egipto y Kush realizada por la dinastía XXV. La razón es que los kushitas continuaron luciendo los dos uraeius cuando ya no reinaban en Egipto. Este es el caso de ANLAMANI y SENKAMA NISKEN entre otros

Este rasgo federativo se refleja en la biografía de HERKOUF en sus aspectos relativos a la geopolítica de Nubia en la segunda mitad del tercer milenio. En su segunda expedición, HERKOUF encontró los Estados de Irtet y Setout gobernados por el mismo cacique. En el tercero, el mismo príncipe tenía autoridad sobre Irtet, Setout y Wawat. Esta situación era consecuencia de la expansión egipcia, que había creado en Nubia una dinámica federativa para resistir a Egipto. Sólo el reino de Kush recuperó este carácter federativo. Este rasgo perduraría. Cuando en el siglo XII a. J.C. Los desertores egipcios habían llegado a Etiopía/Kush, el soberano kushita los instaló en un territorio del que había expulsado a las poblaciones que se habían rebelado contra su autoridad.

(cf.: Ouchebtis de SENKAMANISKEN en D. DUNHAM, Cementerios reales de Kush, volumen 11, p. 41 – 47).

En relación con el carácter federativo del Estado, hubo itinerancia de la capital.

Establecido primero en el sur inmediato o incluso dentro de la segunda catarata, se trasladó a Kerma, luego a Napata y finalmente a Meroe a principios del siglo VI a. J.C. esta itinerancia facilitó cambios en la estructura estatal de Kush. La adaptación a las contingencias locales condujo a reordenamientos, que permitieron injertar rasgos culturales locales. Es decir, a medida que el centro neurálgico se deslizaba hacia el Sur, el muy egipciado estado nubio se hacía cada vez más sudanés. Se instaló en zonas donde las mujeres habían adquirido durante mucho tiempo una cierta preponderancia política.

Una vieja dinámica

Además del carácter teocrático (amoniaco) y federativo del Estado de Kush, el advenimiento de los candacianos aparece como expresión de una antigua dinámica sociológica. A partir de la dinastía 25, las mujeres aparecen en los escenarios de las ceremonias reales.

TAHARQA, hijo de PEYE había pasado 18 años en Egipto con su tío SHABATAKA. Durante su coronación, trajo a Menfis a su madre ABAR. Éste aparece en la escena de la primera estela del año 6, detrás de TAHARQA recibido por el dios AMON ATLANARSA, primer soberano kushita tras la retirada de los kushitas de Egipto, construyó el templo B 700 de Gebel Barkal.

En el pilono (es decir a la entrada del templo) aparece el nombre de su madre (muy dañada), una de sus esposas y YETUROW, la hija de TAHARQA. NASALSA, esposa de SENKAMANISKEN (sucesor de ATLANARSA), madre de ANLAMANI y ASPELTA (623-593 y 593-568 a.C. respectivamente) está representada en la escena del colgador de la estela de ANLAMANI descubierta en Kawa, en el primer patio de la templo de TAHARQA (templo T).

Ella había venido a Kawa para ayudar. Fue en esta dinámica que SHANAKDAKHETE (-180 a -170) terminó imponiéndose como soberana. Con ella triunfó una verdadera estructura matriarcal revelada por los textos de Merotica. Con AMANIRENAS (-30 a -18) y AMANISHAKHETE (-12 a -2), los esposos se desvanecen. No sabemos el nombre del esposo de AMANISHAKHETE. El sucesor de éste, NATAKAMANI, está regularmente acompañado por su esposa AMANITORE. Uno pensaría que fue una corregencia. En su pirámide de Meroe, AMANISHAKHETE ejecuta el augusto gesto de “Masacre a los enemigos”. (ver placa 1, figura 2).

Esta reflexión sobre el advenimiento de las Candaces (reinas que efectivamente ejercían el poder político como soberanas) de Kush nos llevó a considerar entre los factores generadores, el carácter teocrático (Amoniano) del Estado fundado por ALARA, KASHTA y PEYE.

Sin duda, la presencia de mujeres en el clero amoniaco las había familiarizado con los misterios de la política y las bases ideológicas del Estado. El carácter federativo y los frecuentes desplazamientos de la capital, al “debilitar” el aparato estatal, lo obligaron a adaptarse, acomodarse, integrarse a los hechos locales. Cuando la capital se instaló en el extremo sur (la llanura de Boutana), se dieron las condiciones para el triunfo del matriarcado. Los candaces accedieron al poder supremo. Era con toda probabilidad la culminación de un largo proceso, la afirmación de una tendencia latente.

Mujeres de muchos poderes

Las reinas que componían las Candaces de Meroe eran las siguientes:

  • Shanak dakhete (r. C. 170 a. C.)
  • Amani renas (r. C. 40-10 a. C.)
  • Amani shakheto (r. C. 10 a. C. – 1 d. C.)
  • Amani tore (r. C. 1-c. 25 d.C.)
  • Amanti tere (r. C. 25-c. 41 d.C.)
  • Amani khatashan (r. 62-c. 85 d.C.)
  • Maleqorobar (r. C. 266-c. 283 d.C.)
  • Lahide amani (r. C. 306-c. 314 d.C.)

Una “Candace, reina de los etíopes” se menciona en la Biblia cuando el apóstol Felipe se encuentra con “un eunuco de gran autoridad” bajo su reinado y lo convierte al cristianismo (Hechos 8: 27-39). En este pasaje, como en otras obras antiguas que mencionan a Candace, el título real a menudo se ha confundido con un nombre personal.

Antes de c. 284 a. C., los reyes gobernaron Kush desde Meroe, pero el rey Ergamenes (también conocido como Arkamani I, r. 295-275 a. C.) instituyó una serie de reformas y entre ellas parece estar la elevación de mujeres reales al puesto de reina. El título “Kentake” aparece antes del reinado de Ergamenes, pero no hay evidencia de mujeres reinando junto a un rey, solo de una mujer real que fue la madre del rey; sin embargo, después de su reinado, el título a menudo se refiere a una monarca. Los gobernantes masculinos siguen a Ergamenes en sucesión y parecen haber tenido reinas que co-gobernaron o ejercieron una influencia significativa, pero la reina Candace Shanakdakhete (r. C. 170 a. C.) reinó de forma independiente y también lo hicieron varias mujeres después de ella.

Meroe floreció como la capital del Reino de Kush entre c. 750 a. C. – 350 d. C. y se convirtió en legendaria como una ciudad de fabulosa riqueza. Ubicada en el Nilo en la región del actual Sudán, Meroe se enriqueció con el comercio y su herrería y suministro de grano aseguraron una producción constante de bienes que otros querían y necesitaban; pero fue la monarquía, controlada periódicamente por mujeres, la que estableció y mantuvo el comercio que fomentaba tal opulencia.

La ciudad comenzó a declinar debido al uso excesivo de la tierra y los recursos y ya había pasado su apogeo cuando fue invadida por los Axumitas (del Reino de Axum, ubicado en la actual Etiopía / Eritrea) en c. 330 d.C. y saqueado. Fue abandonado 20 años después c. 350 EC y el título de Candace desaparece del registro histórico después.

La candace Shanakdakhete (r. C. 170 a. C.):

 La primera reina que gobernó de forma independiente fue Shanakdakhete (también conocida como Shanakdakheto), que aparece vestida de batalla al frente de sus ejércitos. Bajo su reinado, Meroe expandió sus fronteras y la economía floreció. Es posible que haya desempeñado una función político-religiosa en la línea de la posición de la esposa de Dios Amón en Egipto (la contraparte femenina del Sumo Sacerdote de Amón). Su adhesión a las tradiciones egipcias es evidente en sus inscripciones donde se refiere a sí misma como “Hijo de Ra, Señor de las Dos Tierras, amada de Ma’at”, que es una designación egipcia común. Se la representa con un hombre joven, claramente un príncipe heredero, que puede ser su sucesor Tanyidamani (las fechas no están claras), pero esto es una especulación. Tampoco está claro si Tanyidamani fue su sucesora.

Amanirenas (rc 40-10 a. C.):

Amanirenas es mejor conocida como la reina que ganó los términos favorables de Augusto César (r. 27 a. C.-14 d. C.) tras el conflicto conocido como la Guerra Meroítica (27-22 a. C.) entre Kush y Roma. . La guerra comenzó en respuesta a las incursiones de los grupos kushitas en el Egipto romano. Roma se había anexado Egipto como provincia después de la Batalla de Actium en 31 a. C. y rápidamente se convirtió en uno de los territorios más críticos del nuevo imperio, ya que suministró a Roma una gran cantidad de grano. El prefecto romano de Egipto, Gaius Petronius, respondió a las redadas invadiendo Kush alrededor del 22 a. C. y destruyendo la ciudad de Napata. Amanirenas no se acobardó de ninguna manera y tomó represalias con más agresiones. Se la representa como una reina valiente, ciega de un ojo y una hábil negociadora. Tras el conflicto, su control de los términos es evidente en el respeto de Roma en las conversaciones de paz y un aumento en el comercio entre Roma y Meroe. Amanirenas había capturado varias estatuas de Egipto, entre ellas muchas de Augusto, a las que regresó después de la paz; pero enterró la cabeza de uno bajo los escalones de un templo para que la gente paseara sobre Augusto en sus visitas diarias. Este es el famoso Meroe Head que ahora se encuentra en el Museo Británico.

Amanishakheto (r. C. 10 a. C. – 1 d. C.):

Poco se sabe de Amanishakheto fuera de su lujoso ajuar funerario de joyas ornamentadas. Su tumba se encontraba entre las muchas en Meroe allanadas y destruidas por el notorio cazador de tesoros Giuseppe Ferlini (1797-1870 d.C.), que no tenía ningún interés en la historia o la preservación y solo buscaba oro y artefactos que pudiera vender a un alto precio. Las inscripciones arruinadas y los relieves de su tumba la muestran como una reina poderosa que gobernó de forma independiente, pero se han perdido detalles de su reinado.

Amanitore (r. C. 1-c. 25 EC):

Amanitore reinó durante el período más próspero de la historia de Meroe. Pudo reconstruir el Templo de Amón en Napata y renovó el gran templo al dios en Meroe. El comercio estaba en su apogeo, como lo demuestran los ajuares funerarios y otros artefactos de la época, y la industria del hierro y la agricultura florecieron, como lo demuestra la cantidad de escoria residual y los canales de riego mejorados excavados durante este tiempo. Ella está representada con su co-gobernante, el Rey Natakamani, pero no está claro si era su esposo o su hijo y parece que ella reinó sola más tarde. Se la representa en la pared de su templo en Naqa conquistando a sus enemigos como una reina guerrera. Ella puede ser la Candace a la que se hace referencia en Hechos 8:27 de la Biblia (mencionada al comienzo de este artículo), pero esto es controvertido; es más probable que la reina fuera Amantitere.

Amantitere (r. C. 25-c. 41 EC):

Amantitere es la reina más identificada como Candace en Hechos 8:27. Se ha sugerido que ella pudo haber sido judía solo basándose en el pasaje de la Biblia en el que su eunuco, al que encontró el apóstol Felipe, está leyendo el Libro de Isaías. No hay evidencia en Meroe en sí que respalde la existencia de una comunidad judía, pero tales comunidades existían en Kush en pequeñas cantidades. El pasaje bíblico también se ha citado para probar que Amantitere gobernó solo, ya que afirma que su eunuco tenía “gran autoridad” y estaba a cargo de su tesorería, pero esas declaraciones difícilmente prueban una reina autónoma más de lo que la lectura del eunuco de Isaías argumenta a favor de su judaísmo. . No se sabe nada de su reinado, pero la evidencia física del período muestra un alto grado de riqueza.

Amanikhatashan (r. C. 62-c. 85 EC):

No se sabe nada de su reinado, excepto por la ayuda militar que proporcionó a Roma durante la Primera Guerra Judío-Romana de 66-73 EC. Envió caballería kushita, pero lo más probable es que también enviara arqueros, ya que los arqueros kushitas eran legendarios por su habilidad. Uno de los primeros nombres egipcios para la región de Kush, de hecho, fue Ta-Sety (“La tierra del arco”) por esta razón. No se sabe nada más de su reinado, pero, al igual que otras Candaces posteriores, lo más probable es que se la asociara con la diosa egipcia Nut como Suma Sacerdotisa. Nut era la diosa del cielo que personificaba el dosel de los cielos y era madre de las deidades primarias Osiris, Isis, Set, Neftis y Horus el Viejo. Aunque la escritura egipcia dejó de usarse durante el reinado de Ergamenes, los dioses egipcios como Amón, Nut y otros continuaron siendo venerados. Es posible, aunque no está nada claro, que Amanikhatashan hubiera servido como la figura religiosa más poderosa en Meroe como sacerdotisa de Nut.

Maleqorobar (r. C. 266-c. 283 EC) y Lahideamani (r. C. 306-c. 314 EC):

No se sabe nada de los reinados de estas dos reinas. Se sabe que gobernaron Meroe durante su declive, pero no han salido a la luz otros detalles. La riqueza y el prestigio de Meroe comenzaron a menguar c. 200 EC cuando Roma elevó el Reino de Axum en Etiopía a su principal socio comercial y Meroe fue despreciado. No está claro exactamente por qué Roma eligió este curso, pero parte de la razón podría haber sido el uso excesivo de la tierra que rodea la ciudad, lo que agotó sus recursos. Los bosques se habían consumido para suministrar combustible a la industria del hierro y los campos se habían agotado de nutrientes debido a la agricultura constante y el pastoreo excesivo del ganado. C ª. 330 EC Meroe fue invadida por Axum, probablemente bajo el reinado de su rey Ezana, y saqueada; estaba desierto c. 350 d.C.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies